Consejos Útiles

 

De acuerdo a la situación médica del pasajero, puede resultar muy importante consultar al médico en caso de haber tenido una reciente operación quirúrgica, en especial, ocular, de abdomen o pulmonar. Si viajas con las piernas escayoladas; si has sufrido infarto o cuentas con problemas circulatorios.

En cuanto a las embarazadas, las compañías aéreas recomiendan no efectuar viajes en avión cuando el periodo de gestación supera las 36 semanas.

A su vez se requiere de extrema precaución si tienes alguna enfermedad pulmonar o insuficiencia respiratoria, sinusitis crónica, infecciones del oído medio u otitis, o bien infecciones o alergias respiratorias.

En caso de hacer buceo, no volar dentro de las 24 horas en la que se haya realizado dicha actividad.

En los viajes de duración superior a tres horas, las compañías aéreas suelen recomendar ciertas pautas de alimentación y bebidas, así como algunos ejercicios físicos durante el vuelo que ayudan a incrementar el bienestar del pasajero y a reducir los inconvenientes de una prolongada inmovilidad. Caminar sobre los pasillos del avión suele ser un buen ejercicio para evitar una posible trombosis u otra complicación.