Artículos de Interés

 

Hasta hace algunos años viajar en avión por Europa era privilegio para pocos. En los 60, 70, 80 y principios de los años 90, el sistema ferroviario era el medio de transporte más utilizado para trasladarse dentro del viejo continente. Pero con el proceso de desregulación aérea en los 90, el sistema low cost surgido en Estados Unidos, comenzó su expansión en Europa.

EasyJetA comienzos del nuevo milenio y luego del 11 S, sumado al alza del crudo por el conflicto en medio oriente, muchas compañîas aéreas tuvieron que replantear sus estrategias comerciales. Mientras las grandes veían complicarse, las empresas de bajo coste (lideradas por Ryanair y EasyJet) empezaron a pisar cada vez más fuerte a punto tal que fueron expandiendo el negocio y hasta contruyendo aeropuertos exclusivos para su flota.

Este fenómeno hizo incrementar la actividad de los aeropuertos y la aparición de nuevos en un contexto que presumía ser muy poco favorable para la aviación comercial. A su vez, la internet ha favorecido el negocio de viajes y turismo y hoy por hoy cualquier usuario puede encontrar viajes baratos de manera fácil.

Por tal motivo, algunas de las tradicionales vieron con buenos ojos el mecanismo low cost y es así como es el caso de Iberia que puso al ruedo Iberia Express para competir con las de bajo coste y otras poderosas que han limitado sus servicios y confort a cambio de ofrecer tarifas más competitivas.

Es válido también resaltar que la calidad del servicio también es clase low cost. Butacas casi sin reclinar, controles exhaustivos en el equipaje de cabina, a veces horarios poco cómodos, equipaje a facturar pago, servicio a bordo pago y varios etcéteras.

RyanairNo obstante, si bien con la crisis mundial se ha reducido aún más la calidad del servicio, y sumando muchas críticas por parte de los pasajeros, sigue siendo una alternativa para aquellos quienes no son tan exigentes a la hora de subirse a un avión, y desean pagar menos.